Ruta de Tailandia en familia

¿Es Tailandia un destino para ir con niños? Sí, sí y definitivamente sí y hoy os queremos contar como ha sido nuestra ruta de 15 días por Tailandia en familia, con una peque de 3 años.

Es importante que sepáis que en este post os contamos como ha sido nuestra ruta en general, pero en post posteriores os iremos contando todos los detalles de cada uno de los lugares en los que hemos estado; os contaremos cosas que ver, planes y actividades para hacer con niños, excursiones, presupuesto y todos los detalles de cada alojamiento y de cada restaurante en los que hemos comido.

Dia 0. Comienza nuestro viaje con un vuelo de la compañía de Fly Emirates a Dubai, una escala en el aeropuerto de 3 horas y otro vuelo con la misma compañía que nos llevaba desde Dubai hasta Bangkok. Deciros que nunca habíamos volado con esta compañía y nos encantó, nos trataron de maravilla y todo fueron facilidades para volar con ellos.

El equipaje lo llevábamos incluido pero nosotros decidimos llevar 3 maletas de mano, bueno, una maleta de mano y dos mochilas de 50l cada una ya que nuestra intención era comprar una maleta en Tailandia y facturar a la vuelta. El equipaje permitido en cabina es de 7kg ( aunque nosotros llevábamos un poquito más de peso… ) y el carrito de la niña estaba incluido también, para este te dan una bolsa en la que metes el carro para que no se manche y lo dejas en la puerta del avión antes de entrar; desde Madrid lo llevaron directamente hasta Bangkok y en Dubai tienen carritos de préstamo gratuitos para moverte por el aeropuerto ( carritos de la marca McLaren totalmente reclinables, que es importante para que puedan dormir ).

En cuanto al entretenimiento en el avión, simplemente, no podíamos pedir más; para los niños tienen un pack de actividades según la edad, para los más mayores, hay un pack de la mano de Lonely Planet muy chulo y para los más pequeños ( que era nuestro caso ) tienen un peluche con una manta dentro en el que luego pueden meter sus cositas, además nos dieron un cuaderno de actividades súper entretenido y una cajita de lápices para pintar en él.

El peluche/ manta del avión y el cuaderno de actividades con los lápices de colores

 

Además de todo esto, en la pantalla que tiene cada asiento hay una colección de películas Disney, películas para toda la familia, dibujos animados y varios juegos infantiles; para los adultos también hay entretenimiento en dichas pantallas, hay montones de películas, incluso de estreno ( en varios idiomas ), documentales, juegos, música y conexión wifi a bordo… Imposible aburrirse.

Por último, en referencia a la comida, nos sorprendió muy gratamente; el menú infantil era muy completo y tenía un sabor muy rico, al igual que el menú de adultos. Tanto la cena como el desayuno estaban muy buenos, aunque el desayuno infantil estaba mejor que el nuestro…

2018-03-23-16-15-08.jpg

 

Día 1. Llegamos a Bangkok, a la ciudad más caótica en la que hemos estado jamás; nada más aterrizar en el aeropuerto cambiamos algo de dinero que llevábamos en efectivo ( eso sí, cambiar muy poco dinero, ya que el cambio aquí es el más bajo que encontramos, a poco más de 36 baths el euro ) y fuimos directamente a coger un taxi.

Hay unas máquinas en las que se coge un ticket donde se indica el número de taxi que tienes que coger, nos montamos en un taxi rosa que nos timó un poquito ( pero de esto nos dimos cuenta después ), se supone que tienen algo así como una tarifa estándar que son 500 baths, algo menos de 15€, pero este taxista nos cobró 600 baths por llevarnos hasta el hotel.

El primer hotel en el que nos alojamos es el Feung Nakorn Balcony, que está situado en una buena zona cerca de los templos más importantes de Bangkok. El hotel es muy sencillo, pero tiene un patio precioso; tiene una habitación bastante amplia, baño privado y está bastante limpio, además, el desayuno es bastante completo.

2018-03-23-16-19-21.jpg

Después de dejar nuestras cosas, salimos a comer y debido a la hora que era, como las 15:30 horas, todos los restaurantes estaban cerrados y nos costó un poquito encontrar un sitio en el que comer ya que de 14:00 a 17:00 horas cierran casi todos los sitios para comer; casi una hora más tarde de comenzar nuestra búsqueda, encontramos un pequeño local que tenía unas mesitas y nos sentamos a comer unos noodles con pollo. En general, en Bangkok, nos dió la sensación de que los puestos ambulantes y los locales pequeños de comida, dejaban bastante que desear en cuanto a higiene; así que después de nuestro primer contacto con la comida tailandesa, que he de decir que estaba muy buena, decidimos buscar otro tipo de restaurantes.

Desde aquí decidimos ir a dan un paseo hasta la zona de los templos, aunque era sólo para verlos por fuera y tener una primera toma de contacto con la ciudad, ya que la mayoría de los templos cierran entre las 15:00 y las 18:00 horas. Llegamos hasta el Gran Palacio y el Wat Pho ( templo de Buda inclinado ) y decidimos seguir hasta el Wat Arun, también conocido como templo del amanecer; cruzamos el río en ferry y dimos una vuelta por el templo, es uno de los que más me impresionó.

2018-03-21-18-56-31.jpg

Se nos hizo un poco tarde y nos fuimos caminando hasta el hotel, ya que al día siguiente teníamos que madrugar para poner rumbo a Kanchanaburi.

 

Día 2. Teníamos reservados los billetes para ir en minivan hasta Kanchanaburi a las 9:30 horas y llegamos sobre las 9:10 aproximadamente, pero el local de Mama Travel , que era la empresa que nos llevaba, tenía las puertas cerradas; nos asustamos un poco e intenté abrirlas, sin ninguna mala intención, pensando que simplemente estaban entrenadas. En ese momento salió la persona encargada gritando y bastante cabreada porque había intentado abrir las puertas, le pedimos disculpas y le enseñamos el voucher para nuestro viaje; aquí se cabreó más todavía, ya que nos dijo que teníamos que haber llegado a las 9:00 horas ( efectivamente en el ticket lo ponía, pero no lo habíamos visto… ).

El problema es que estaban haciendo una mega limpieza de la calle y los coches no podían acceder a todos los puntos de la misma, nos hizo esperar y nos envío con un señor que nos tuvo esperando otro rato hasta que llegó una minivan bastante destartalada que nos llevó hasta la estación de autobuses, donde fuimos en otra minivan hasta Kanchanaburi, que estaba como a unas 2 horas y medía; aquí el conductor nos propuso llevarnos directamente hasta nuestro hotel, ya que estaba un poco alejado del centro, por un pequeño suplemento y lo aceptamos.

Y por fin llegamos a nuestro hotel, uno de los que más nos ha gustado del viaje, el Royal River Kwai resort & spa; teníamos una habitación muy grande con vistas al jardín, una piscina enorme rodeada de palmeras y un restaurante en el que hemos probado unas de las mejores comidas de nuestro viaje, de hecho, varios de los días comimos y/ o cenamos aquí porque nos resultaba muy cómodo y de verdad que todo lo que probamos estaba realmente bueno.

2018-03-22-20-07-27.jpg

Nada más llegar comimos en el restaurante y el resto de la tarde la pasamos en el hotel ya que yo no me encontraba muy bien, por si no lo sabíais, un par de días antes de salir de viaje empecé con gastroenteritis y los primeros días me encontraba bastante mal, sobre todo al caer la tarde, estaba muy revuelta y el calor y la humedad que había no me ayudó mucho, así que este día decidimos descansar un poquito para ver si me recuperaba; también cenamos allí y pedimos un taxi en recepción para que al día siguiente nos llevase hasta el centro de Kanchanaburi.

2018-03-23-17-26-54.jpg

 

Día 3. Como os contaba, nuestro taxista nos esperaba para llevarnos hasta el centro de Kanchanaburi y aquí conocimos a Ee, que sería nuestro conductor en los próximos días; tenía un coche impoluto y conducía muy bien ( cosa que es de agradecer, porque en general van un poco locos… ), así que no dudamos en volver a pedir que nos llevará al día siguiente a otro lugar.

Primero paramos en una casa de cambio, que estaba al lado del mercado, junto al puente y ha sido en el sitio donde nos han hecho un mejor cambio, casi 39 baths. Después fuimos a disfrutar de un paseo adentrándonos por sus dos mercados en los que comenzaron nuestras compras y más tarde caminamos por la vía del conocido Puente sobre el río Kwai; aquí preguntamos a una policía muy amable ( la caseta de turismo y la de policía son la misma ) sobre cómo coger el famoso tren de la muerte, que hacía parada en dicho puente.

2018-03-23-20-38-46

La verdad es que era un poco complicado porque debido a la hora, teníamos que coger el último tren que salía de allí y por las horas a las que llegábamos a Nam Tok, el final del trayecto, no había ningún autobús que nos pudiera traer de vuelta; así que nos aconsejó contratar un open car para que fuese a buscarnos. No encontramos donde estaban dichos taxis, así que volvimos a pedir ayuda y ella misma llamó al taxista y lo organizó todo para que nos fuera a esperar allí y nos llevará de vuelta al hotel.

2018-03-24-12-29-49.jpg

Nuestro tren de la muerte llegó puntual, pudimos disfrutar de un viaje increíble de unas dos horas, en las que pudimos ver una de las más bonitas puestas de sol que hemos visto en este viaje. Cuando llegamos a Nam Tok, nuestro taxista nos esperaba, tal y como dice la palabra, en un coche de esos que van abiertos por detrás, fue toda una experiencia ya que nos esperaba una hora de camino hasta el hotel… Llegamos bien y a tiempo para poder cenar.

 

Día 4. Este día se supone que teníamos que habernos ido a Ayutthaya, íbamos a coger dos autobuses, uno hasta Bangkok y otro hasta la propia Ayutthaya, pero la noche anterior volví a encontrarme un poco revuelta; así que decidimos anular lo que teníamos contratado ( tanto los autobuses, como el hotel, con la pérdida de ese dinero, claro ) y quedarnos una noche más en Kanchanaburi.

Como por las mañanas me encontraba bastante bien ( creemos que fue también un problema de deshidratación que se sumó a lo que yo traía de casa ), decidimos pedir a Ee que nos llevase hasta el Parque Nacional de Erawan para ir a ver las cascadas y fue otra experiencia fantástica, son impresionantes.

2018-03-24-12-36-57.jpg

Es verdad que no llegamos hasta el último paso, el nivel 7, pero llegamos hasta la cascada 5 y estamos súper contentos de haber tomado la decisión de ir a conocer esta maravilla natural; la verdad es que no se nos hizo demasiado pesado, pero nos quedamos sin agua, ya que a partir del nivel 2, no venden agua en ningún sitio y eso hizo que tuviéramos que volver para poder comprarla.

Al mediodía habíamos terminado y nos fuimos directamente al hotel para comer y para preparar la maleta, al día siguiente nos íbamos a Sukhothai y nuestro conductor Ee sería el que nos llevase; aprovechamos la tarde para bañarnos en la piscina y para descansar; antes de irnos a dormir, dimos una vuelta por el hotel y nos encontramos un precioso columpio en la orilla del río.

2018-03-24-12-34-34.jpg

 

Día 5. Bastante temprano nos pusimos rumbo a Sukhothai con Ee, nos esperaban como unas 6 horas de camino desde Kanchanaburi; tuvimos que hacer varias paradas y la verdad es que se nos hizo bastante ameno el viaje, eso si, en el tramo final, yo volvia a estar revuelta y empezaba a desesperarme…

Antes de llegar, pasamos por la estación de autobuses para comprar los billetes que nos llevarían hasta Chiang Mai al día siguiente y por fin, pasadas las 16:00 horas llegamos a nuestro hotel en Sukhothai; otro de los hoteles con más encantó en el que nos hemos alojado en nuestro viaje, el Sawasdee Sukhothai Resort. Nuestra idea era comer nada más llegar e ir a cambiar dinero, pero no fueron posibles ninguna de las dos cosas, en el hotel no tienen cocina, sólo dan desayunos y las casas de cambio no estaban abiertas cuando nosotros llegamos…

Puesto que habíamos picado algo durante el viaje y estábamos un poco cansados ( y yo seguía bastante regular ), nos quedamos un rato en la piscina del hotel, que era genial y luego nos fuimos a dar una vuelta para ver a la distancia que estaban los templos para ir a visitarlos a la mañana siguiente antes de coger el autobús e intentar ver alguno esa tarde, pero la noche se nos echó encima.

2018-03-24-12-58-11.jpg

Como veíamos que no nos daba tiempo a entrar en las ruinas de Sukhothai, decidimos tomar las cosas con más calma e ir a ver un templo gratuito que nos encontramos por el camino, el Wat Traphang Thong y que estaba abierto cuando llegamos; también fuimos a buscar un cajero ATM para sacar dinero ( en el que nos cobraron unos 6€ de comisión… ), pasamos por el mercado de comida, en el probamos de un puesto callejero, unos de los mejores muslitos de pollo que hemos comido nunca y después fuimos a cenar algo a un restaurante muy pequeñito, pero muy acogedor y con un trato excepcional.

2018-03-24-12-59-41.jpg

En este momento, de camino al hotel, nos dimos cuenta de que nos estaba encantando Sukhothai y que se nos iba a quedar muy corto el tiempo que habíamos planeado para estar allí…

 

Día 6. Por la mañana hablamos con recepción para que nos pidiera un tuk tuk, que sería el que nos llevaría a ver parte de los templos que hay en las ruinas de Sukhothai; a nosotros nos pareció una forma súper cómoda de poder recorrerlo todo en poco tiempo y lo recomendamos, sin duda.

Uno de los templos más bonitos que hemos visto es el Wat Sri Chum y lo que nos encontramos allí es un Buda enorme escondido entre paredes, que visto desde lejos parece que está metido en un cuadro, como si de una obra de arte se tratase.

Buda del templo Wat Sri Chum

Después de nuestra ruta en tuk tuk nos fuimos a recoger las maletas y nos montamos en el autobús que nos llevaría desde Sukhothai hasta Chiang Mai, pese a que el viaje duraba unas 6 horas, no se hizo nada largo y el autobús era muy cómodo; además, nos dieron una especie de picnic para el camino.

Llegamos a Chiang Mai y nos alojamos en el hotel Wing Bed, es un hotel bastante sencillo y muy bien ubicado; desde aquí nos movimos andando a todos los sitios y estábamos muy cerca de los restaurantes, así que nos fuimos a buscar un sitio para poder cenar cerquita y encontramos un pequeño restaurante con un gran encanto y una comida muy rica.

IMG_2018-03-25_15-37-50

 

Día 7. Este día era uno de nuestros días más esperados, íbamos a conocer el Elephant Nature Park y no pudo gustarnos más la experiencia; no soló estuvimos compartiendo nuestro tiempo con uno de nuestros animales favoritos, sino que aprendimos mucho sobre los elefantes, les dimos de comer, probamos una de las mejores comidas del viaje ( la comida vegetariana más sabrosa que hemos probado ), nos bañamos con este increíble animal y apoyamos más que nunca el turismo responsable.

2018-03-25-15-52-07

A media tarde volvimos de esta magnífica excursión y nos fuimos a dar un paseo por las calles de Chiang Mai; justo al final de nuestra calle, cuando cruzaba con la calle donde estaban los restaurantes, estaba el Templo Wat Phra Singh Woramahawilan, es un templo precioso, con un gran Buda dorado en su interior y con unos jardines muy bonitos en los alrededores. Además, es gratuito.

2018-03-25-15-48-07

Después de la visita al templo y cuando ya habíamos caminado durante un buen rato, nos fuimos en busca de un restaurante donde cenar y encontramos uno fantástico, esperamos poder hacer pronto un post con todos los sitios en los que comimos en Chiang Mai, ya que todos fueron estupendos.

 

Día 8. Este día se convirtió en otro de nuestros días preferidos del viaje, a primera hora pusimos rumbo a Chiang Rai con nuestra guía Lucky para visitar el famoso Templo Blanco y no sabéis lo que nos alegramos de que alguien pudiera contarnos todo los secretos de dicho templo, además de un montón de historias sobre Tailandia que nuestra fantástica guía nos contó.

Templo Blanco

También pasamos por un mercado para ir a comprar la comida de cocinariamos en nuestra siguiente visita, el poblado de Akha, que conocimos de la mano de Ploy; fue otra de las mejores experiencias que hemos vivido, disfrutamos de la gente local, Paula jugó con los niños del poblado ( no se quería marchar ), comimos lo que habíamos comprado en el mercado, nos vestimos con los trajes tradicionales de allí y aprendimos mucho sobre su gente.

Paula jugando con sus tres amigos del poblado Akka

Todo esto no hubiera sido posible sin Paqui, mil gracias por todo, eres fantástica 😍. Paqui es la responsable de la Otra Tailandia ( Flexi Travel ) y si queréis organizar vuestro viaje a Tailandia, siempre bajo el lema de turismo responsable, no dudéis en entrar en su web y poneros en contacto con ella.

Al llegar de vuelta a Chiang Mai, nos fuimos al mercado nocturno del Domingo que montaban muy cerquita de nuestro hotel y allí pudimos cenar y disfrutar de compras de todo tipo que se pueden hacer en dicho mercado, me encantó.

 

Día 9. Para este día teníamos preparado un plan al que le teníamos muchas ganas, íbamos a coger un tren nocturno ( en el que pasaríamos la noche ) desde Chiang Mai, que nos llevaría directos hasta Bangkok.

Por la mañana, recogimos nuestras maletas y nos fuimos andando desde el hotel hasta la estación de trenes de la ciudad; aunque íbamos con las mochilas, como teníamos tiempo, nos dimos un paseo por la zona del río y antes de llegar a la estación, hicimos una parada en un restaurante muy chulo que tenía unas vistas preciosas.

Comimos muy bien y allí conocimos a otra familia española que estaba con su peque disfrutando de Chiang Mai, los niños jugaron durante un rato y a Paula le vino muy bien para poder desfogarse un poquito antes de subir al tren; desde allí fuimos a recoger nuestros billetes al lado de la estación.

Y por fin llegó el momento de partir y poner rumbo a Bangkok en el tren nocturno, la verdad es que está muy chulo y la experiencia fue muy interesante, pero la verdad es que no descansamos nada; pese a ir en primera clase en un camarote para nosotros tres solos, hacía un frío horrible y el movimiento del tren no nos permitió dormir…

 

Día 10. Muy temprano llegamos a Bangkok, cogimos un tuk tuk que nos llevó desde la estación de tren hasta nuestro hotel en pleno Khaosan road, el Ibis Styles Bangkok Khaosan Viengtai y como aún no podíamos entrar a nuestra habitación, dejamos las maletas y nos fuimos a desayunar al local de al lado del hotel ( que tiene convenio con el mismo ) y estaba todo buenísimo.

Después aprovechamos la mañana para ir a visitar el Gran Palacio de Bangkok y el templo del Buda reclinado, conocido como el Wat Pho y contaros que nos gustó bastante más este último; puede ser que la cantidad de gente que había en el Gran Palacio infuyera en esto, madre mía… ¿De dónde salía tanta gente?

Gran Palacio de Bangkok

Una vez finalizada la visita a los templos, nos dirigimos a un pequeño parque que está muy cerca de la zona en la que estábamos, pasamos el resto de la mañana disfrutando de los columpios del parque y nos fuimos a comer; como nos había gustado mucho el desayuno, fuimos a comer al mismo sitio al lado del hotel, pero la comida no nos gustó nada, no lo recomendamos.

Piscina de colores del hotel Ibis

Después de la comida y de una pequeña siesta ( que después de la noche en tren, la necesitábamos ), nos fuimos a darnos un baño a la piscina de colores del hotel, que fue de lo que más nos gustó del hotel, eso y un coctel buenísimo que me prepararon.

Dimos una vuelta por la zona e hicimos unas compras en algunas de las tiendecitas que había en los alrededores, más tarde buscamos un sitio en el que poder cenar y la verdad es que hay un montón de sitios donde poder elegir; cuando terminamos la cena nos fuimos a descansar, bueno, a intentarlo, ya que el ruido de la calle ( en concreto de dos locales cercanos que tenían música en directo ) no nos dejó dormir has pasadas las 24:00 horas… La insonorización dejaba bastante que desear.

 

Día 11. Este fue uno de los días perdidos del viaje… Nuestro vuelo desde Bangkok hasta Krabi salía con la compañía de Nok Air a las 16:00 horas y como nos daba un poquito de miedo el tráfico de Bangkok hasta el aeropuerto ( que más o menos se tarda una hora en llegar con un tráfico moderado ), a las 12:00 de la mañana salimos del hotel en busca de un taxi hasta el aeropuerto de Doi Mouang y en poco más de una hora nos llevó hasta allí.
Este aeropuerto es un poco caos, no podíamos hacer el check in online y nuestro vuelo llevaba más de una hora de retraso, que se convirtieron en más de 2 horas y media…Esos si, como punto positivo, decir que este aeropuerto tiene una zona de juegos para niños que nos hizo la espera mucho más amena.

Zona de juegos del aeropuerto de Don Muang

Llegamos a Krabi de noche y cogimos un taxi que nos llevó hasta nuestro hotel en Ao Nang, el Phu Pha Aonang Resort & Spa; cenamos en el propio hotel y puesto que se nos hizo tardísimo, nos fuimos a descansar.

 

Día 12. Para este día, teníamos contratada una excursión a las islas Phi Phi en la que disfrutamos como niños pequeños; fuimos en lancha rápida hasta Phi Phi Don con un grupo de gente, vimos varias playas preciosas, de esas que tienen el agua totalmente cristalina y un color turquesa increíble.

Playa paradisíaca de Phi Phi Don

Nos bañamos, saltamos desde la lancha, hicimos snorquel, vimos un montón de peces, visitamos la cueva de los Vikingos; comimos una comida buenísima que nos habían preparado, nos sentamos en una esterilla en la arena y disfrutamos de un buffet maravilloso mientras mirábamos al mar.
Por la tarde, cuando llegamos, nos bañamos en la piscina del hotel y nos fuimos hasta la zona de la playa de Ao Nang en la que hicimos algunas compras, dimos un paseo por el paseo marítimo y buscamos un restaurante para cenar.

 

Día 13. Nos íbamos de nuevo de excursión y esta vez le tocaba el turno a las islas Hong, en esta visita íbamos sólos, venían con nosotros nuestra guía, el guía local y el capitán del barco en el que navegábamos, un long tail precioso.

Paula en una de las playas de las islas Hong

Visitamos la laguna, comimos en una de sus playas, vimos varias de sus islas desde el barco, hicimos snorquel, vimos una de las puestas de sol más bonitas de nuestro viaje y fuimos a ver el plancton bioluminiscente; yo me atreví a meterme en el agua con las gafas de snorquel para poder ver el plancton de cerca.

Paula y papá en la puesta de sol de Railay Beach

Fue una experiencia fantástica, las dos excursiones, tanto la de las islas Phi Phi como la de las islas Hong, las contratamos desde España con la empresa de Thalassa Tour, que os la recomendamos encarecidamente.

 

Día 14. Por la mañana, salía nuestro vuelo con destino a Bangkok, donde pasaríamos la última noche de nuestro viaje antes de poner rumbo a España; esta vez, el vuelo era con Thai y sin duda nos pareció mucho mejor compañía que Nok Air, aunque el caos en el aeropuerto seguía reinando.
Llegamos al mediodía a Bangkok y cogimos un taxi que nos llevó hasta el hotel, esta vez, nos alojamos en la zona más moderna de la ciudad ( la zona financiera ) y elegimos uno de los mejores hoteles del viaje, el Clover Asoke; un trato estupendo, una comida rica, una habitación de lujo y una piscina con vistas al skyline de Bangkok, nos encantó.

Piscina del hotel Clover Asoke con vistas a los edificios de Bangkok

Cuando llegamos fuimos hasta el Lumpini Park, que es un pulmón verde y una zona de descanso dentro de Bangkok; aunque llegar andando hasta allí fue muy complicado, de hecho, a la vuelta, cogimos un tuk tuk para que nos llevase de vuelta al hotel. Comimos cerca del Parque y paseamos hasta bien entrada la tarde.

2018-03-25-23-22-57

Una vez en el hotel, disfrutamos de la piscina y del atardecer desde allí. Más tarde nos fuimos al centro comercial que teníamos al lado, el Terminal 21, que nos pareció impresionante, aunque deciros que cierra a las 22:00 horas y cuando después de dar una vuelta intentamos cenar ( a las 21:30 ) estaba ya todo cerrado; así que nos tuvimos que ir a cenar al hotel.

 

Día 15. Nuestro último día en Tailandia comienza con una excursión al mercado de las vías del tren, en el que pudimos ver cómo el tren pasaba por encima de los puestos y estos recogían sus toldos para que dicho tren pasase, es impresionante.

Mercado de las vías del tren

Nuestra siguiente parada antes de volver, fue el mercado flotante, un mercado muy caótico en el que montamos en una barca de remos, conducida por un local y en la que disfrutamos mucho, nuestro guía nos contó un montón de curiosidades acerca de los mercados y la visita fue estupenda; aquí aprovechamos para hacer las últimas compras que nos quedaban.

Nuestra barca dentro de los canales del mercado flotante

Al mediodía, una vez de vuelta al hotel, cogimos las maletas y pedimos un taxi que nos llevara hasta el aeropuerto, a las 20:35 horas salía nuestro vuelo hasta Dubai y tras 6 horas de escala ( que fueron muy duras y pasamos bastante frío ), salió nuestro vuelo hasta Madrid. Los vuelos fueron igual de bien que a la ida, aunque con un poco de retraso…
La vuelta fue dura y volver a la realidad, más duro todavía… Ahora queda recordar este gran viaje, volver a vivirlo a través de las miles de fotos y vídeos que hemos hecho y rememorarlo con los post que iremos publicando.
Si tenéis cualquier duda o consulta sobre el viaje, si hay algo por lo que tengáis más curiosidad o si os apetece que publiquemos algún post en concreto, contárnoslo, estaremos encantados de poder ayudaros.

Gracias a todos y cada uno de los que nos habéis ayudado a que este viaje fuese posible.

Gracias a mi padre por regalarnos los billetes de avión.

Gracias a los chicos de Más tinta en mi pasaporte, ya que gracias a su vídeo del presupuesto por Tailandia, decidimos elegir este destino.

Gracias a Locos x los viajes, a los viajes de Domi, a la Aventura de mi maletaa Viajando con princesas, a Viajando con mi tribu, a Peque mochileros, a Air pekes, a Mi mundo en familia, a Viajeros Confesos, a Comiviajeros y a Gobo viajero ( creo que no me dejo a nadie ) por todos vuestros post y recomendaciones.

Gracias a Jorge de Thalassa Tour.

Gracias a Paqui de la Otra Tailandia.

Gracias a Mundo Nomada Travel.

Y muy especialmente, gracias a La estrella viajera, a la familia Jonnes, a Peques a Bordo y a la Familia Anda de Viaje; gracias por la cantidad de consejos y recomendaciones que nos habéis dado y sobre todo por vuestra paciencia ( que hemos sido un poco pesados ), sois geniales y no sabéis todo lo que me habéis ayudado a organizar nuestro viaje.

 

✏ Recordar que todas las fotos están descritas de manera detallada para convertir nuestros post en artículos accesibles para personas con discapacidad visual usando descripciones que se pueden leer a través de lectores de pantallas 😉.

Si te ha gustado este post ¡Ayúdanos a compartirlo! Así llegaremos a más familias para que sea más fácil viajar y hacer planes con niños.

¿Nos sigues en las redes? Estamos en Facebook, Twitter e Instagram.

Anuncios

19 comentarios en “Ruta de Tailandia en familia

    1. Muchas gracias pareja!! La verdad es que estamos muy contentos con el resultado del viaje… Teníamos algunas dudas e inseguridades al ser nuestro primer gran viaje por nuestra cuenta con la peque… Pue sla foto fue de casualidad, la vi cuando pasé las fotos al ordenador y me encanta!! Un besazo

      Me gusta

    1. Muchas gracias familia!! El centro de Tailandia es precioso, a nosotros fue una de las zonas que más nos gustó… Y si, como bien dices, 10 días se quedan cortos; nosotros estuvimos 15 y aun así nos faltó tiempo!! Pues para la peque nos dijeron que le podíamos poner dos ( sólo recomendadas… ), la de la fiebre tifoidea, que esta la descartamos por posibles reacciones y la de la hepatitis A, que nos dijeron que era totalmente inocua, se la queríamos poner, pero no tenían dosis infantiles; así que se fue sin ninguna vacuna…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s